jueves, 8 de mayo de 2014

Museocinema


Los días 8 de febrero y 9 de marzo tuvimos la suerte de estar presentes en el ciclo audiovisual Museocinema organizado por el Museo Reina Sofía con el cortometraje de animación 'Pequeño azul pequeño amarillo' realizado con stopmotion.


La animación se hizo dentro del proyecto de formación de habilidades sociales que desarrollamos durante el curso 2011-2012 con el asesoramiento teórico-práctico de Alberto Olivar, ex-coordinador del programa educativo Aula de Cine.


Así, con el objetivo de utilizar el cine como un recurso para mejorar las habilidades sociales del alumnado se han organizaron grupos internivelares desde Infantil a Sexto para realizar un trabajo cooperativo desarrollando distintas técnicas de animación como el stop motion y la construcción de zootropos, flipbooks y taumatropos.


De esta forma, el montaje de la película que realizamos con Alberto basada en el libro de Leo Lionni Pequeño Azul y Pequeño Amarillo fue seleccionada para el ciclo de cine de animación Museocinema que el Museo Reina Sofía viene ofreciendo desde 2010 como un espacio de aproximación a diferentes realidades y debates, abordados mediante lenguajes audiovisuales innovadores.

Museocinema 

La edición de 2014 con el título Sin que tú lo sepas. Aprender en cualquier momento, en cualquier lugar ha estado comisariada por Jara Yáñez con la expploración de las relaciones y puntos de convergencia entre la creación cinematográfica independiente y el mundo de la educación, entendidos ambos desde una perspectiva muy amplia.
Los artistas y cortometrajes seleccionados utilizan el lenguaje de la animación, o del documental, para ofrecernos diversas miradas en torno a los objetivos, los retos, las personas y los espacios implicados en todo proceso educativo. Los cortos proyectados proponen al público infantil una serie de historias protagonizadas en muchos casos por niños; historias que, por otra parte, interpelan al espectador adulto haciéndole sugerencias y planteándole preguntas en torno a cómo, por qué y para qué educar.
Museocinema incluye tanto trabajos muy personales, en los que el cineasta vierte su particular visión sobre algún debate o contexto educativo, como otros que son el resultado directo de proyectos desarrollados en el ámbito escolar. La escuela y la familia, espacios educativos por antonomasia, protagonizan un buen número de cortometrajes; no obstante, el ciclo pretende trascender la exclusiva vinculación de “lo educativo” al plano escolar y familiar, para ofrecer un panorama abierto de procesos de intercambio, comunicación, aprendizaje y maduración sin fronteras de edad, tiempo ni lugar. 
Sin que tú lo sepas
Aprender en cualquier momento, en cualquier lugar

El ciclo Museocinema. Sin que tú lo sepas se compone de una selección de cortometrajes, dirigidos a niños y adultos, que desde la variedad de formas, técnicas y estilos, busca ofrecer al espectador diversas miradas en torno a la educación como proceso, como reto y como debate.

Para un niño salir de casa e ir al parque no constituye solamente un trayecto (desde el punto “a” al punto “b”), sino toda una aventura repleta de descubrimientos: un camión que pasa, el ruido de las hojas con el viento, una señora con sombrero, el perro cuando ladra, las luces de un letrero luminoso. En ese camino no hay un sentido del tiempo eficiente ni circunscrito. Es un tiempo y un espacio abierto a la experiencia pura, a un aprendizaje libre, espontáneo, desprejuiciado e ilimitado; un proceso en el que el camino y la meta son
la misma cosa.

El ciclo que aquí se propone busca pensar el aprendizaje como un proceso de crecimiento continuo, tan amplio e inmenso como nuestra propia vida. Una concepción de la adquisición de conocimiento que recupere, en la mayor medida posible, la ilusión de ese niño apasionado y abierto al mundo en todas sus dimensiones. Para ello se ha recogido un conjunto de cortometrajes que, organizados en cuatro bloques, no solo pretende dar muestra de las variadas, muy heterogéneas y siempre apasionantes alternativas con las que es posible expresarse a través del lenguaje audiovisual (de la ficción al documental, pasando por la animación o la pura abstracción), sino también proponer un debate en torno al proceso del aprendizaje entendido de una manera expandida, autónoma, conectada y abierta. Un proceso que no se circunscribe únicamente al ámbito académico y al familiar, y que no se limita ni a unas edades determinadas, ni a unas actividades concretas, ni a un tiempo y lugar únicos. Una idea del aprendizaje, en definitiva, que tiene en cuenta no solo la adquisición de un conocimiento técnico y formal, sino también la de un desarrollo emocional del individuo como parte de un colectivo.

Estos cortometrajes acercan a pequeños y mayores a historias que nos hablan de un aprendizaje a través del conflicto, la duda, el juego, el dolor, el sueño, la incomprensión, la creatividad, el miedo, la lucha, la superación y muchas otras situaciones. La mayor parte de los trabajos (aunque no todos) están protagonizados por niños, buscando con ello un proceso de identificación directa que favorezca su capacidad reflexiva en torno a los cuestionamientos que cada pieza propone.

Otros han sido realizados por ellos mismos a través de distintos programas educativos que, centrados en el audiovisual como herramienta para la adquisición de valores a través del trabajo en equipo, suponen un ejemplo de aprendizaje en fondo y forma.

Por otro lado, conscientes de que no podemos permitirnos poner en riesgo el desarrollo de una sociedad futura íntegra, cultivada y con capacidad crítica, se ha tratado de propiciar con este ciclo una reflexión y un debate en torno a la necesidad de una educación abierta, integral y completa.


Jara Yáñez
Comisaria
Pequeño azul, pequeño amarillo

La animación stopmotion fiel al cuento homónimo de Leo Lionni. estaba dentro del programa Sin miedo:
En contraposición a ese miedo limitador e irracional, a ese miedo sin motivo real que paraliza y bloquea, se defiende aquí un crecimiento que obtiene de la resolución de los conflictos, la aceptación de la diferencia, la puesta en común y el diálogo, los mecanismos para la comprensión y la superación de ese gran abismo que es el temor. Solo a través del conocimiento podemos liberarnos de los miedos infundados, de esos que nos hacen débiles y maleables frente al que los impone, de esos que nos hacen intolerantes frente a la diferencia. Se reivindica a través de estos cortos un compromiso de la educación como camino para la emancipación, el respeto mutuo, la autonomía y la libertad individual.
Alumnos y profesores del CEIP 'Ramón y Cajal' de Alpartir (Zaragoza), con la colaboración de Alberto Olivar (Aula de Cine). España, 2012. 4 min


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada